Melothesia


Proyecto finaciado por  VEGAP 2016   

Vídeo sobre la serie Melothesia realizado por Somnisfilms: https://vimeo.com/222635057


(Proyecto continuación de la serie Flores de Lichtenberg) A pesar del evidente potencial estético de las obras obtenidas en la serie las flores de Lichtenberg y su interesante trasfondo conceptual, no acababa de estar satisfecho con los resultados. Al cabo de un tiempo me resultó necesario progresar, y darle una nueva vuelta de tuerca al proyecto para encaminarlo hacia un terreno más personal. Por ello, proseguí en mi empeño, y después de varios años experimentado con generadores y distintos soportes, descubrí en 2012 un método que permite controlar las formas básicas de las chispas obtenidas, ofreciéndome la posibilidad de crear figuras, llevando el procedimiento un paso más allá de la representación científica asociada a su origen, y conectarlo definitivamente con los dos temas preferentes que dominan toda mi obra: la representación simbólica del paso del tiempo desde una perspectiva metafísica, y la visualización de lo invisible mediante técnicas de fotografía científica en el campo expandido de la creación plástica.

 

Las figuras humanas y flores que se presentan en esta exposición pertenecen a la serie titulada “Melothesia”, término que designaba en griego la relación afectiva por afinidad entre todas las cosas, terrestres y celestes, que pueblan el universo. Este vocablo está conectado con la expresión “harmonia mundi”, que los antiguos concibieron como la sintonía o concordia interna del universo mismo, de la que nace la idea, tan querida por el hermetismo y el neoplatonismo, de una densa correspondencia entre los seres, sintetizada poéticamente en los crípticos versos iniciales de la Tabla de Esmeralda atribuida a Hermes Trimegisto:

Lo que está abajo es como lo que está arriba,

y lo que está arriba es como lo que está abajo.

Actúan para cumplir los prodigios del Uno.

Durante centurias, la manera de representar la relación así establecida entre el macrocosmos y el microcosmos se basó en diagramas y composiciones emblemáticas, algunas de carácter abstracto y otras figurativas, de entre las que destaca por su interés histórico y estético el “anthropos melothetes” u “homo zodiacalis”. Este vasto conjunto de enigmáticas imágenes ha generando una poderosa iconografía de naturaleza arcana que me ha servido de inspiración. En las piezas exhibidas retomo estas antiguas nociones con una base míticosimbólica, despojándolas del trasfondo esotérico pero no de su componente espiritual, como una nueva forma de plasmar y sugerir el sustento ontológico expresado en los versos herméticos.

 

Por otro lado, desde un punto de vista científico, el rayo, las galaxias y las neuronas, como muchas otras formas naturales, comparten esta misma estructura de crecimiento fractal basado en la autosimilitud, cuya principal característica es una geometría básica, fragmentada o irregular, que se repite a diferentes escalas, tal y como lo definió Mandelbrot. En las obras presentadas, retratos de personas, fragmentos del cuerpo humano, rostros y formas vegetales generados con el fluido eléctrico, esta propiedad matemática del objeto geométrico actúa como metáfora del funcionamiento de lo real en los distintos niveles de su existencia, desde lo infinitamente grande hasta la minúscula estructura interna de nuestro cerebro, visibilizando la invisible energía que lo sustenta y cohesiona.