Conciencia

Este proyecto es una investigación fotográfica sobre la realidad de la conciencia a través de mi propia experiencia.

La experiencia consciente se caracteriza por ser individual, subjetiva y de difícil acceso a través de los medios habituales con los que recopilamos información. Su estado habitual es la vigilia física, es decir estar despierto y con plenas facultades: capacidad de raciocinio, memoria, lógica, asociación de ideas, autoconciencia…  Los “Estados Alterados de la Conciencia” (EAC) se definen como aquellos que están fuera del patrón normal de vigilia física. Las causas que los provocan pueden clasificarse en dos categorías:

1- Naturales: Sueño,  desmayo, sonambulismo, trance, EFC...    

2- patológicas: Estados inducidos por las drogas (alucinaciones) o producidos  por algún trauma físico como el  “coma”.

De entre todos los EAC el sueño es el más común.

Cada noche, mientras dormimos, vamos progresando a lo largo de cuatro a seis ciclos, cada uno de los cuales tiene cuatro estadios en los que se produce una transición gradual  entre la vigilia y el sueño. Progresivamente se reducen las percepciones y el control del pensamiento, así como una relajación muscular hasta llegar al sueño profundo. La respiración se hacen cada vez más lenta, a la par que se retarda la actividad cardiaca  y baja la temperatura corporal. Durante estas fases se alternan dos tipos de sueño: el sueño REM en el que se da la aparición de los movimientos rápidos de ojos, durante el cual se producen los sueños o ensoñaciones, y el sueño no-REM, que se compone de 4 estadios cada vez más profundos. En el nivel más profundo, nuestra conciencia se separa del cuerpo físico, proyectándose con el cuerpo extrafísico,  habitualmente  de forma inconsciente. Para aquellas personas que realiza este proceso con lucidez no cave la menor duda de que es un hecho real y consciente.

Los nombres más populares con los que se conoce este fenómeno son “viaje astral” o “experiencia fuera del cuerpo” (EFC) entre otros. Desde este estado de conciencia uno se percibe a sí mismo separado del cuerpo físico con la capacidad de pensar y percibir la realidad con los mismos atributos  que en la vigilia pero con unas propiedades amplificadas. Desde  esta nueva perspectiva de visión se amplían los límites de lo real trascendiendo más allá del plano material. Al tratarse de una experiencia de carácter metafísico, se puede afirma que es una vivencia de la realidad  en una dimensión “extrafísica” de una sutileza energética tal, que la hace invisible a nuestras percepciones habituales y que nuestra actual tecnología no esta capacitada para medir ni captar. Sin embargo, la física más avanzada y especulativa ya ha postulado la evidencia de que la mayor parte de lo existente en el universo, es invisible y que coexisten múltiples dimensiones, al menos desde un punto de vista teórico.


Estas fotografías son una reconstrucción de mis “proyecciones de la conciencia”, con un propósito documental  que intenta transmitir la vivencia por medio de imágenes. Debo remarcar que no soy una persona propensa a la fe, ya sea en la religión, la ciencia o el esoterismo. Por tanto, no pretende convencer a nadie de nada. La naturaleza trascendental de estas experiencias no se encuentra dentro de los parámetros del paradigma ciencísta dominante en occidente  y, desde su punto de vista, son meras ensoñaciones o fallos del cerebro. Aquel interesado en comprobar la veracidad de estas vivencias sólo puede procurar conseguir su experiencia que le permita ratificarlas o desmentirlas.