lichtemberg

LAS FLORES DE LICHTENBERG


Las obras de este proyecto son el resultado de un proceso de investigación iniciado en 2005, en el marco más amplio de mi tesis doctoral sobre la fotografía científica del siglo XIX. Para su realización he recuperado una técnica decimonónica, empleada por algunos investigadores para el estudio de la electricidad, consistente en aplicar una corriente de alto voltaje directamente sobre el material fotosensible; de esta manera, la resistencia opuesta por el soporte al paso de la descarga genera un dibujo de luz causado por el paseo aleatorio de los electrones sobre la superficie de la emulsión. Las formas resultantes son conocidas en el campo de la física como “figuras de Lichtenberg” en honor a su descubridor.

 

Durante mis primeros experimentos en 2006, pude constatar que cada representación así obtenida es una imagen fractal natural única e irrepetible, que se plasma como un negativo de intrincado diseño, cuyo grafismo varía en función de si el polo es positivo o negativo, del generador empleado, del tipo de soporte fotoquímico o la duración de la descarga, así como de otros factores tales como la humedad ambiental y la presión atmosférica, difíciles de controlar si no se dispone de medios muy avanzados. En consecuencia, el azar interviene decisivamente en su creación, condensando en sofisticadas formas abstractas de turbadora belleza las virtudes esenciales de la fotografía sin cámara; una espectacular y sorprendente manifestación invisible de la propia naturaleza materializada por la acción de la química fotográfica.

 

Seducido por la fugacidad de su frágil perfección, proseguí los años siguientes creando imágenes mediante este sistema, que acabaron configurando una serie denominada Las flores de Lichtenberg, que nos retrotrae a los orígenes mismos de la vida, a la chispa primigenia, a la pura energía. Paradójicamente, lo que para los estudiosos de la física constituye un documento científico, se convierte a ojos de los surrealistas en el paradigma de “escritura automática” y “belleza convulsa”. Así, desde un enfoque artístico, cada fotografía de la colección trasciende su propia manifestación luminosa para erigirse en una imagen fascinante que remite a la sorprendente armonía del mundo natural, y a la capacidad del medio fotográfico para mostrarnos realidades fuera del alcance de nuestra percepción visual. (Esta serie es la base del proyecto Melothesia)